miércoles, 3 de diciembre de 2008

leyendas ecuatorianas


Victor Emilio Estrada

Una vez habia un taxista que estaba sentado en una vereda esperando a que alguien le pida una carrera; cuando de pronto un hombre vestido de terno blanco le pide una carrera y le dice: podría llevarme a esta dirección?. El hombre que vestía de blanco le enseñó un papel en el que decía dicha dirección. El taxista le dijo que bueno que lo llevaría. Ya terminado el viaje el hombre de blanco le dice al taxista: hoy no traje dinero por favor, mañana venga a buscarme a esta dirección, enseñándole un papel en el que decía la dirección.
Al día siguiente el taxista siguió esa tal dirección y al llegar toco el timbre y una mujer lo atendió al taxista y leyó el papel en el que decía el nombre del hombre de blanco y dijo: el señor Victor Emilio Estrada me dijo que lo buscara aqui porque el me debía un dinero de una carrera que le hice. La mujer hizo pasar al taxista y le dijo: Victor Emilio Estrada murió ya hace tiempo. y usted no es el único que lo a venido a buscar.
El día de su muerte, cuando lo estabamos velando aqui , se apagaron de pronto las luces , se apagaron y sentimos que un aire pasó por en medio después las luces volvieron y en el ataúd ya no había nada más sino piedras. Se cree que el hizo pacto con el diablo antes de morir y que por eso el se llevó su cuerpo y ahora su alma ronda por el cementerio buscando taxistas que pedirle una carrera.
A la mañana siguente, el taxista le contó lo sucedido a los otros taxistas, y algunos dicen haberles pasado lo mismo, solo que para no parecer locos no habian dicho nada.



LA MUJER DE LA CARRETERA

Esto no es una leyenda pero si le pasó a mi tía Olga y a mi tío Aquiles.
Mi tío Aquiles era un hombre al que le gustaba tomar, comer, ir a la playa, y sobre todo amaba a mi tía Olga.
Una tarde, él , un poquito embriagado, le dijo a mi tia: "Olga vamos a la playa", mi tía aceptó y comenzó a empacar. Ya en la carretera mi tía notó que mi tío estaba muy embriagado y le dijo: "Aquiles no crees que sera mejor volver?", mi tío le dijo: "no Olga , como crees ? ya estamos a medio camino".
De pronto en una curva casi se estrellan ,cuando de la nada apareció una mujer vestida de negro que flotaba por los aires y en un abrir y cerrar de ojos esta mujer desapareció.
Mi tio se desembriagó , y despues de todo disfrutaron en la playa.


CANTUÑA

Cuenta la leyenda que a Cantuña le habÍan asignado un trabajo que era contruir la iglesia de San Fransisco de Quito. Cantuña se había gastado todo el dinero con el que debía construir la iglesia en licores. Un día antes de que Cantuña debía terminar la iglesia le dijeron que si no la terminaba hasta el día siguiente lo encarcelarían. Cantuña estaba deseperado porque no había puesto ni un solo bloque entonces decidió hacer un pacto con el diablo. Cantuña daría su alma al diablo a cambio de que el diablo construyera la iglesia, pero si cuando el primer gallo cante al amanecer y el diablo no terminara la iglesia, Cantuña se salvaría y seguiría viviendo.

El diablo mandó miles y miles de diablitos que se pusieron a construir la iglesia; de pronto comenzó a amanecer cuando canto el primer gallo y el diablo dijo Cantuña vámonos , pero Cantuña saltando de alegría dijo: "ahí, ahí falta una piedra".
Entonces lo diablitos se convirtieron en piedra y desaparecieron y el diablo gritando de furia desapareció entre llamas.
Se dice que el que ponga la última piedra se lo llevaria el diablo.


LA VOZ NOCTURNA

Esta no es una leyenda pero si da terror y, si le a pasado a mi abuelo.
Cuando mi abuelo todavía trabajaba en IETEL (compañia de telecomunicaciones) un día tuvo que hacer una conexión en un salón muy grande, el guardia le decía a mi abuelo señor Barbita (por que su apellido es Barba).
Cuando el estaba haciendo las conexiones escuchó que el guardia le dijo "Barba" mi abuelo se enojó y no le hizo caso depués de un rato volvió a escuhar "Barba" , mi abuelo bajó las escaleras y le dijo al guardia "usted me llamaba ?" "No", le respondió.
Meses después mi abuelo le contó al guardia lo sucedido y este respondió: señor Barbita yo también he escuchado pasos, ruidos y voces.


LA CASA 1028

Se cuenta que una mujer muy bonita salía de una corrida de toros y que un toro que lucía muy bravo se enamoró de ella y la siguió hasta su casa . Ella se desmayó del susto y sus padres fueron a socorrerla . Cuando ya estaban en su cuarto , el toro entró y ahi frente a sus padres, el toro y la muchacha desaparecieron

No hay comentarios: